"Europa ha querido liderar la lucha contra el cambio climático y ahora ve una oportunidad como consecuencia de esta pandemia para que los fondos europeos de NextGeneration se destinen a la transición energética", ha dicho Philippe Boisseau, CEO de Cepsa, durante su intervención en el simposio 'Wake up, Spain!', organizado por EL ESPAÑOL, Invertia y D+I (Disruptores e Innovadores).

Sin embargo, ha añadido que las empresas europeas pueden perder competitividad si no se busca una solución al alto coste que supone el comercio de derechos de emisiones que existe en la UE mientras que terceros países no lo tienen. "Es una competencia desleal de otros países que pueden producir sin tener en cuenta sus emisiones y que venden sus productos en el continente europeo".

Por eso, Boisseau ha recordado que la Unión Europea prepara una normativa para el Mecanismo de Ajuste en Fronteras al Carbono (CBAM), más conocido como el impuesto al CO2 sobre la importación de productos de países no pertenecientes a la UE. Se espera que pueda aprobarse en el próximo mes de junio. "No se trata de una medida proteccionista sino un sistema para que la industria europea no pierda competitividad".

Puedes leer la noticia completa de El Español a través de ESTE ENLACE.