Madrid, 9 jun (EFE).- Las asociaciones de distribuidores de carburantes reclaman que se adopten ya medidas efectivas contra el fraude del IVA que cometen algunos operadores mayoristas y que cifran en unos 1.000 millones en 2023 -equivalente a aproximadamente un 25 % de las ventas-, lo que, según dicen, permite a algunas gasolineras ofrecer carburantes a precios “anormalmente” bajos.

La Asociación de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), junto a la Agrupación Española de Vendedores al por Menor de Carburantes y Combustibles (Aevecar), la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (Ceees) y la de operadores independientes UPI están intensificando sus reclamaciones a la Administración para que se ataje un fraude que dicen que pone en peligro la supervivencia de muchas pymes.

Puede leer la noticia completa en EL DIARIO