Las gasolineras en España están en una situación muy difícil. De media, las estaciones de servicio en España han adelantado 35.000 euros para la compra de carburante y la aplicación de las bonificaciones fijadas por el Gobierno a través de un Real Decreto, pero según las cifras publicadas el pasado martes, en torno a un 30-40% de las gasolineras aún no han recibido la devolución de ese dinero.

A esa cifra hay que sumar 3.000 euros de media en gastos informáticos para adaptar de manera tributaria los sistemas de cobro. Y ya ha pasado mes y medio desde que se puso en marcha la medida. "A estas alturas que haya una sola estación sin cobrar es un fracaso", señalan desde las patronales.

Desde las patronales se sienten abandonados por el Gobierno. Charlamos con Víctor García Nebreda, secretario general de la Agrupación Española de Vendedores al por menor de Carburantes y Combustibles (AEVECAR) y con Nacho Rabadán, director general de la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEEES). Cuentan a Vozpópuli que la situación de las estaciones de servicio ha hecho que los dueños necesiten pedir financiación privada, utilizar ahorros propios o, en el peor de los casos, recurrir a cierres temporales o definitivos.

Desde AEVECAR, denuncian que esta situación de crisis se ha producido por la actuación unilateral del Ejecutivo de Sánchez. Cataloga como "chapuza" el Real Decreto y afirma que en mes y medio, ningún miembro del Ministerio para la Transición Ecológica o del Gobierno se ha sentado con las patronales del sector para solucionar problemas derivados de esta normativa.

Puedes leer el artículo completo de Vozpopuli a través de ESTE ENLACE.