La concreción de unos Presupuestos Generales del Estado en la que está inmerso el ejecutivo, nos deja una noticia que, de ser cierta, puede suponer un duro golpe para muchos transportistas, especialmente los que trabajan con un vehículo ligero de menos de 7,5 ton. Se trata del intento del Gobierno de aprobar una subida a la fiscalidad al diésel para ir equiparándolo al que soporta la gasolina, Así en la legislatura anterior, el Proyecto de Ley de Presupuestos para 2019, que fue tumbado en su trámite parlamentario, entre otras medidas incluía una subida de casi 4 céntimos en el impuesto de los carburantes referido al diésel, que en la actualidad presenta una diferencia impositiva de 10 céntimos inferior al de la gasolina.

Según fuentes de Moncloa, la idea "está sobre la mesa", aunque reconocen que "no es definitiva". No obstante, dado el potencial de ingresos que supone -pretende recaudar casi 2.400 millones adicionales, según las estimaciones de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef)- y de que no es la primera vez que el Gobierno actual ha expresado su deseo de no incentivar el uso de combustibles fósiles, las alarmas se han encendido en el sector.

Puedes leer el artículo completo de Autónomos en Ruta a través de ESTE ENLACE.