La patronal de los fabricantes de automóviles, Anfac, pide al Gobierno que la tercera edición del Plan Moves cuente con 450 millones de euros, de los que 250 millones irían destinados a subvencionar la compra de vehículos eléctricos y los otros 200 para la instalación de puntos de recarga.
«El incremento fuerte y sostenido de la demanda de vehículos eléctricos necesita de planes de incentivos con mucha más dotación y más eficientes en la gestión, así como el impulso en la recarga pública», según JoséVicente de los Mozos, presidente de Anfac.
En este sentido, la propuesta de la patronal cifra en 48.000 los puntos de recarga públicos que deberían estar implantados el 31 de diciembre de 2022, «donde, al menos, exista uno por cada 100 kilómetros de carretera de la Red Básica de Carreteras y Red General de Carreteras del Estado». Para diciembre de 2025, deberían haberse instalado 110.000 puntos de recarga públicos, para alcanzar los 340.000 puntos en 2030.

Puedes leer el artículo completo de El Mundo a través de ESTE ENLACE.