Iberdrola planea la creación de corredores de hidrógeno verde para el transporte pesado por carretera y otro tipo de usos, como flotas de autobuses, vehículos ligeros comerciales, particulares e industriales, así como al sector ferroviario, con el objetivo de seguir impulsando la descarbonización de la movilidad en sectores más difíciles de electrificar.

En la actualidad el hidrógeno verde pasa por ser una tecnología en desarrollo, complementaria a otras energías renovables, pero muy indicada, según los expertos, en áreas en donde es complejo el acceso de otras renovables, como es el caso del transporte pesado, donde es difícil desarrollar prototipos 100% vehículos eléctricos.

Los proyectos de transporte pesado de Iberdrola, para los que ha previsto una inversión inicial de 92 millones de euros, se desarrollarían en las zonas logísticas de Zaragoza y el eje Valencia, Alicante y Murcia y se han presentado al programa Next Generation EU, pero “no se descarta su desarrollo sin fondos comunitarios” si se generara suficiente demanda en un futuro próximo, indica la empresa.

Puedes leer la noticia completa de Cinco Días/ El País a través de ESTE ENLACE.