La gran industria está que trina con el Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias por los altísimos costes energéticos que soporta en España (muy superiores a los de los principales países de Europa) y considera que las últimas normas aprobadas para abaratarlos son simples medidas de cara a la galería. El Estatuto del Consumidor Electrointensivo apenas rebaja la factura de la luz y el nuevo Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico (FNSSE) les subirá todavía más el precio del gas.

Diversas fuentes del sector advierten de que estos elevados costes de la energía pueden dar la puntilla a muchas compañías que, además, tienen que lidiar con la gravísima crisis provocada por el coronavirus y la falta de ayudas en España, a diferencia de otros países. «Si no baja la energía, las grande fábricas se irán una tras otra a países con climas más cálidos para las empresas», augura una de las fuentes, que pone como ejemplo el cierre de Nissan en Barcelona o el de Alcoa en Lugo (frenado por la anulación del ERE y que, en el mejor de los casos, acabará con la venta de la planta, pero el gigante del aluminio se marchará de España en todo caso).

Puedes leer el artículo completo de Ok Diario a través de ESTE ENLACE.