El vicepresidente de la sectorial de Suministros de Cooperativas Agro-alimentarias de España, Josep Lluís Escuer, ha confirmado a Efeagro que hace algunas semanas presentaron un recurso ante el Tribunal Supremo contra el Real Decreto 706/2017, en vigor desde noviembre pasado, aunque deja un año al sector para que puedan adaptarse.

Las cooperativas agrarias tienen más de 800 estaciones de servicio y la legislación les permite suministrar carburante tanto a socios como a terceros (hasta el 50 % de su facturación). Dispensan sobre todo gasóleos -como el ‘B’ o ‘agrícola’, y el ‘A’ o de automoción– y, en menores cantidades, gasolina.

Escuer detalla que el borrador de guía técnica de funcionamiento -que debe desarrollar en la práctica el Real Decreto- no ha sido aprobado aún, aunque el sector conoce un borrador que les preocupa.

Y asegura que los requisitos que se barajan son “absurdos e innecesarios” en muchos casos, al limitar el repostaje a 75 litros y la duración de la operación a 3 minutos -cuando muchos tractores pueden llenar 500 litros cada vez o 1.000 litros los camiones-, lo que entorpece la actividad en la red y perjudica a los socios.

Limitaciones a la actividad
También se reclaman instalaciones accesibles para discapacitados en sus gasolineras y, en este contexto, las cooperativas subrayan que “vamos a cumplir la legalidad pero los requisitos deben ser razonables y proporcionados” o, de lo contrario, “estamos condenados a cerrar las estaciones y abandonar a un segmento de población que quedaría excluida de un servicio básico”.

Entre las limitaciones, también se les impone la obligación de implantar un circuito cerrado de vigilancia y externalizar este servicio a otra empresa, lo que tendría un coste medio de unos 1.100 euros mensuales para cada una de estas cooperativas agrarias.

Más info en: http://www.efeagro.com/noticia/gasolineras-automaticas/