Después de que Pere Navarro, director general de Tráfico, cumpliera su sueño de reducir a 30 kilómetros por hora la velocidad máxima genérica dentro las localidades de España, los controles han proliferado por doquier. Ya sabe, desde el pasado 11 de mayo ésa es la nueva velocidad máxima intramunicipal en las calles de un solo carril o de un único carril por sentido de circulación, una medida que afecta a entre un 60 y un 70 % de las calles de este país. Como consecuencia, las autoridades, tanto estatales como municipales, han sacado a la calle todo tipo de radares móviles para controlar que los conductores estén cumpliendo la nueva normativa.

De lo contrario, pueden ser sancionados. SocialDrive, una red social para conductores, desde el pasado 18 de mayo ha estado ojo avizor para avisar de varios puntos de hasta seis ciudades españolas en donde las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado están poniendo diversos sistemas de control de velocidad. Así, la red social ha publicado que en el País Vasco hay tres puntos en los que se han visto radares en los últimos días. En Bilbao, en las zonas aledañas a la plaza del Sagrado Corazón, se estaciona un Peugeot plateado camuflado que controla su velocidad. En Álava, se ha detectado un trípode en la calle Gorbea y otro en la calle Burgos.

Si viajamos hasta la provincia de Barcelona, en los últimos días se ha visto un coche blanco camuflado largo que aparca cerca de puentes o túneles para controlar la velocidad. Según SocialDrive, ha sido avistado en la calle Enric Prat de la Riba, en el municipio de L'Hospitalet de Llobregat. Y, sin salir de Cataluña, en Salou (Tarragona), los agentes de la Policía Local estos días han estado controlando la velocidad. Concretamente, fueron vistos en la calle Mayor.

Puedes leer la noticia completa de El Español a través de ESTE ENLACE.