En su última reunión, la OPEP+ redujo la cuota de producción desde 9,7 millones de barriles de petróleo al día (mbpd) en julio hasta los 8,1 millones en agosto. La institución tiene motivos para poner fin al período de recortes ultra intensos, ya que los mercados del petróleo se están reaccionando mucho más rápidamente de lo previsto a la situación de exceso de oferta.

La recuperación mundial está siendo más intensa de lo previsto gracias a un fuerte repunte de la demanda de petróleo en Asia y en Estados Unidos. China (refinerías de propiedad estatal) utilizó la infravaloración del petróleo en el primer trimestre para aumentar las reservas estratégicas, lo que dio lugar a un fuerte crecimiento interanual del apetito del país por el petróleo. De hecho, las compras estratégicas compensan con creces el descenso del consumo debido a la covid.

Los recortes en la producción de la OPEP, además de los cierres involuntarios de los países que no son miembros de la OPEP (Canadá, EE UU, Brasil), ayudaron a amortiguar aún más el extremo déficit de la demanda mundial en el segundo trimestre. En el primer trimestre, los inventarios globales se incrementaron en +4mbpd y +8 mbpd en el segundo trimestre, pero se espera que disminuyan en -6mbpd en el tercer y cuarto trimestre. Es importante señalar que este déficit de mercado persistirá en 2021 si el petróleo se mantiene a estos niveles de precios.

Puedes leer el análisis completo de Michel Salden, director de materias primas de Vontobel Asset Management, para Valencia Plaza a través de ESTE ENLACE.