Ya están instaladas quince cámaras para controlar las entradas en Madrid desde la M-30, aunque en el mapa de ubicación previsto aparecen otras tres más cuya colocación, al parecer, está programada, aunque hasta el momento no se ha realizado su montaje. La situación de estas cámaras ha sido facilitada por la Asociación de Vehículos Afectados por las Restricciones Medioambientales.

Y es que, desde el pasado uno de enero se prohíbe la entrada de los vehículos que no tengan la pegatina de circulación de la DGT y que no estén empadronados en la capital. La prohibición de la circulación en todo Madrid a estos vehículos sin etiqueta será paulatina y culminará en el año 2025 con la prohibición total a estos automóviles, en cumplimiento con las instrucciones al respecto dictadas por la Unión Europea.

En esta fase inicial no podrán circular los vehículos de gasolina con normativa Euro3 o anterior y los diésel Euro 4 o anterior. Pero por el momento se deja circular a los coches que estén registrados en la capital y, por lo tanto, paguen en Madrid el impuesto de circulación. Pero sí afecta la prohibición a los automóviles empadronados en los municipios de la periferia o en el resto de localidades de la Comunidad de Madrid, además del resto de comunidades de España.

Puedes leer el artículo completo de La Razón a través de ESTE ENLACE.