La nueva norma revisa algunas de las medidas circunstanciales que se tomaron en los momentos de mayor incidencia de la pandemia. El objetivo era ofrecer garantías de seguridad en la gestión de los residuos domésticos y sanitarios que podían haber estado en contacto con COVID-19.

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico pretende así ir recuperando la práctica habitual en materia de gestión de residuos de competencia municipal. Sin embargo, se mantiene cierto grado de flexibilidad para que las autoridades competentes (la gestión de residuos es competencia autonómica y de entidades locales) puedan adecuar las medidas de gestión a la evolución de la situación. Estas órdenes se han publicado entre el sábado 23 y el miércoles 27 de mayo en el Boletín Oficial del Estado.

Principales modificaciones

La publicación de estas modificaciones supone una revisión de la anterior Orden SND 271/2020, de 19 de marzo, en tres aspectos clave:

  1. 1. Recuperar la separación manual del tratamiento de la fracción resto siempre que se dispongan de los medios de protección adecuados, con el fin de minimizar los volúmenes destinados a vertedero o incineración.
  2. 2. Limitar la incineración y el vertido directo de la fracción resto como máximo hasta que finalice la fase 3, dando un margen de flexibilidad a las comunidades autónomas para poder recuperar la gestión habitual de la fracción resto.
  3. 3. Reinstaurar la notificación previa asociada a los traslados entre comunidades autónomas de los residuos sanitarios en contacto con COVID-19, que había quedado suspendida para evitar las dificultades que suponía la práctica de las notificaciones en la etapa de confinamiento.

Para más información, se puede consultar el comunicado completo en la página web de la Moncloa a través de ESTE ENLACE.