La compañía ha dado a conocer su nuevo plan estratégico 2021-2025 en el que ha aumentado el objetivo de reducción de carbono al 25% en 2030 gracias a una fuerte apuesta por las EERR (30% del capex) a las que incorporará un socio o procederá a una venta parcial en el medio plazo (obtendrían unos 1.400 mln eur).

La generación de caja se mantiene como pilar fundamental de su estrategia de forma que puedan controlar la deuda, invertir agresivamente en EERR y mantener una atractiva retribución al accionista. Ésta se pagará en efectivo, será creciente y complementada con recompra de acciones.

En Upstream seguirá primando el valor sobre el volumen racionalizando proyectos reduciendo inversión y siendo el segundo generador de caja tras industrial. En Industrial quedan todavía dos años complicados por delante con una recuperación esperada de 2023 en adelante. En Clientes se han fijado un objetivo agresivo en captación de clientes minoristas de electricidad y gas. En Generación baja de carbono se esperan alcanzar 7,5GW en 2025 vs 3 GW en 2019 y 15 GW en 2030. El plan de Repsol descansa en un Brent en 50 USD, HH en 2,5 USD, margen del refino de 3,5 a 5,8 en 2025 y el pool en 42,5 €/MW.

Puedes leer la noticia completa de Capital Bolsa a través de ESTE ENLACE.