Se inicia el año y con ello la ya casi tradicional revisión de los precios. 2021 estrena presupuestos y ello nos traerá una subida de impuestos, tasas y algunos cambios normativos, que conllevarán subidas en el gas, carburantes o la compra de un coche.

No obstante, los precios de los servicios básicos, como la electricidad o el transporte, este año previsiblemente no subirán. Cabe recordar que el Banco de España prevé que la inflación se mantendrá en terreno negativo o cercana a cero en el año 2021, aunque el Ejecutivo estima que los precios subirán un 0,9% el próximo año. Repasamos algunas de las subidas y bajadas de precios que afectarán a nuestros bolsillos en este año que comienza.

Luz, a la baja; el gas más caro

Se estima que progresivamente, y a lo largo de cinco años, la factura de la luz baje un 13%, a raíz de la creación del Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico, por parte del Gobierno. Con ello, desaparecerá del recibo del luz, el pago de la prima a las energías renovables, que pasará a ser costeada por las energéticas. Su coste 7.000 millones de euros, que deberán ser repartidos entre otros combustibles.

La mala noticia es que el gas y los carburantes, como consecuencia de ello, verán incrementados sus precios. No obstante, el Gobierno ha congelado la parte fija del recibo de electricidad, que supone el 40%. de la factura eléctrica para 2021.

Suben los carburantes

Esta medida, previsiblemente supondrá una subida de los precios de los combustibles, según ya han avisado las empresas petroleras. El sector calcula que tendrá un impacto medio en el precio de los carburantes de 0,07 euros por litro, puede suponer el alza de los combustibles. El sector calcula un incremento medio del precio de los carburantes de 0,07 euros por litro.

De momento, ha quedado descartada para 2021 la equiparación progresiva del Impuesto a los Hidrocarburos sobre los vehículos de diésel frente a los de gasolina. Era uno de los grandes objetivos del Gobierno y que ha estado encima de la mesa hasta última hora. La subida suponía pagar 3,8 céntimos de euro más por litro, de forma que el tipo estatal pasaba de los 30,7 céntimos a los 34,5 céntimos.

Puedes leer la noticia completa de Telemadrid a través de ESTE ENLACE.